Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2016

Continúa la lenta muerte del chavismo

Finalmente la OEA dio el paso que la historia le estaba pidiendo: recurrir a la Carta Democrática para hacer entrar en razón al régimen venezolano y tratar de mitigar en algo la desintegración autoinfligida del país. Se estaban demorando, pero hay que considerar que el informe que Almagro presentó tiene 132 páginas, lo cual nos da una idea de cuánto tiempo llevaba preparando este proceso.

Por supuesto, las voces del chavismo descalificaron la medida como un irrespeto, una jugada de la derecha para abrir las puertas a la intervención extranjera, una triquiñuela de la oposición para derrotar a Maduro, "que abre un capítulo de nueva arremetida contra la nación suramericana," etcétera. Chávez repitió ese discurso todo el tiempo y ya nos lo sabemos. Con todas las veces que advirtió sobre complots para asesinarlo, nunca mostró pruebas. Maduro heredó el mismo vicio de ver saboteadores en todas partes y no vale la pena escuchar sus protestas vacías.

Lo que debemos hacer es enfocarno…

Aborto: los tres casos no bastan

La hidrocefalia no es fatal para un niño, así que la mujer que acaba de pedir a su EPS el acceso a servicios de aborto porque su feto tiene hidrocefalia podría no estar cubierta por la despenalización parcial que existe actualmente. Por supuesto, Su Excelencia Reverendísima Monseñor Alejandro Ordóñez tenía que meterse en el tema, y ha pedido a la Corte Constitucional que aclare cuándo sí y cuándo no hay riesgo para la vida del feto.

Normalmente esto sería una petición inofensiva: hay una norma que no está suficientemente definida, y el Procurador quiere mayor claridad. Pero sabiendo a quién tenemos de Procurador, tenemos que suponer una intención menos inocente. El tipo quiere estorbar el acceso al aborto estrechando los límites de los casos actualmente permitidos. La clase de respuesta que pide el Procurador haría obligatoria una valoración médica y un estimado de supervivencia para cada solicitud de aborto terapéutico, pero la medicina no es una ciencia exacta, y por precisos que s…

Televisión a paso lento

Mientras proponía esta semana un nuevo modelo de financiación de la televisión en Colombia, Simón Gaviria destacó que todavía tenemos normas vigentes desde 1995 que no están equipadas para la realidad de la televisión de este siglo (TDT, DirecTV, Netflix, Smart TV, etc.). Mientras tanto, todavía estamos discutiendo si vamos a tener un tercer canal privado. ¡Apenas uno más! La televisión colombiana no necesita un canal más. Necesita cinco, diez, treinta, los que quieran operar.

Gran parte del problema procede de la Constitución de 1991, que creó la Comisión Nacional de Televisión. Eso es ridículo. Un tema como la televisión es demasiado específico y cambiante y no tiene nada que hacer en una Constitución. Que ella contenga normas sobre televisión (artículos 76, 77 y transitorio 63) hace supremamente difícil actualizar las reglas del juego conforme avanza la tecnología.

Otra parte del problema está en la falta de competidores: si los dos grandes canales se dedican a hacer la misma…

Verán que no pasa nada

Hicieron falta unos días de protocolo y papeleo, pero ya es oficial: los gays se pueden casar. Desde la semana pasada nos volvimos un país un poco más libre.

¿Qué va a pasar ahora con la sociedad? Realmente ni se va a notar. Los gays van a seguir enviando a sus hijos al colegio, van a seguir teniendo sus trabajos, van a seguir contribuyendo a la economía, comprando casas, yendo de viaje, pagando impuestos, como cualquier familia.

Los veremos haciendo mercado, asistiendo a reuniones de padres en los colegios, tomándose fotos en las graduaciones de los hijos, haciendo el oso en fiestas familiares, como cualquier familia.

No hay de qué alarmarse. No va a pasar nada. Los gays no son una siniestra conspiración que aspira a corromper el mundo. Todo lo que quieren los gays es la misma vida que todos tenemos. Dejarán de ser noticia y se volverán tan normales y aburridos como todos los demás.

¿Era mucho pedir?