Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2016

Dan ganas de todo

Tenía ganas de escribir algo sobre la derrota del acuerdo de paz, pero durante todos estos días no encontraba con qué palabras hacerlo sin caer en las trampas fáciles del mal perdedor: que ganó el miedo, que ganó el odio, que ganó la mentira mil veces repetida, que ganó el país encerrado en sí mismo, que ganó la desconfianza en el futuro, que ganó el resentimiento personal de un caudillo que no se resigna a no ser ya el centro de la adoración nacional. En suma, que la patria sigue boba.

Una tangente ilustrativa: hace muchos años, por razones puramente familiares, intenté estudiar una carrera técnica en el SENA de Barranquilla. Una noche, durante la clase de computación, mis compañeros empezaron a quejarse de sus problemas burocráticos. La profesora les contestó: No hablen mal de SENA, porque ustedes son el SENA.

¿Cómo se hace para señalar lo que está mal en Colombia sin quedar uno mismo salpicado, porque uno también es Colombia? Una parte de mí necesita decir que yo sigo creyendo en l…