Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2017

El derecho de las cosas

I
Píldora para la memoria:

Cuando nos gobernaba el patrón del Ubérrimo, su lado autoritario quedaba opacado por la figura, mucho más ruidosa y altanera, de su mano ultraderecha, el archiministro Fernando Londoño. Mi primera impresión al verlo discutir en el Congreso fue preguntarme cómo hacía amigos ese hombre que vivía perpetuamente enojado. En el tablero colombiano fue una ficha útil: mientras el buitre duró posado en su percha, que fue poco más de un año, Uribe hasta pareció buena persona en comparación. (Si es verdad que se puede aprender mucho sobre una persona por la clase de compañías que escoge, el caso de Álvaro Uribe es como la Batalla de Bárbula: no saben las almas ni los ojos si admiración o espanto sentir o padecer.)

Un tema que a largo plazo no tuvo mucha repercusión, pero que a mí me dio una señal clara de la clase de Estado que concibe Fernando Londoño, fue la controversia sobre la definición de derechos. A mediados de 2003, el archiministro redactó una propuesta de re…

Sobre el derecho a irse

A finales del año pasado fue noticia que en Venezuela escaseaba el papel para imprimir pasaportes. Puesto que en Venezuela escasea todo, ese dato en sí mismo no era especialmente notable. Pero la lectura del tema cambia con la maraña de requisitos nuevos que ahora se le ocurrió al régimen para expedir pasaportes.

Junto con las repetidas ocasiones en que Maduro ha cerrado unilateralmente la frontera con Colombia y con Brasil, estos eventos trazan un patrón preocupante. Aunque en las doctrinas de Marx no hay ninguna mención expresa del tema migratorio, ha sido costumbre de todos los gobiernos comunistas restringir severamente la emigración. Los métodos han sido variados. Los panfletos de propaganda de Alemania Oriental decían que abandonar el país era "un acto de atraso y depravación política y moral". En 2013 Cuba eliminó las restricciones legales a la emigración, pero elevó el costo de los pasaportes al equivalente de cinco meses de salario. A medida que Venezuela muere …