Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2018

Los nicaragüenses están huyendo a San Andrés

A mediados de abril, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció que la sostenibilidad del sistema de seguridad social requería un aumento en las contribuciones de los trabajadores y la creación de un impuesto a las pensiones. De inmediato los nicaragüenses se manifestaron contra la propuesta, y aunque el gobierno la retiró, las protestas han escalado en intensidad a un grado tal que el mandato de Ortega podría acabar este mismo año.

El descontento no es nuevo: el sistema de pensiones ha sido motivo de protestas masivas desde 2013. Pero el intento de reforma fiscal de 2018 fue el detonante final para una población que está harta del gobierno perpetuo de Ortega. Llama la atención que un presidente que alguna vez se llamó socialista haya propuesto un paquete de reformas recomendadas por el Fondo Monetario Internacional, que la izquierda latinoamericana ha tomado tradicionalmente como chivo expiatorio para todos nuestros males. La verdad es que Ortega está más preocupado por su pr…

Asimov contra Orwell

En 1981, Isaac Asimov, primero de su nombre, Protector del Imperio Galáctico, Rey de la Fundación, Padre de Robots y Acaparador de Hugos, publicó una compilación de varios de sus ensayos, reseñas y columnas de revista en un librito delicioso titulado Asimov on Science Fiction. De esa colección me impresionó especialmente su reseña de 1984, por razones personales: me aburren las distopías, incluso las poquísimas que cumplen una función cultural necesaria, y aun así, leyendo las opiniones de Asimov me di cuenta de que hasta entonces había tenido el mismo punto ciego que tienen todos sobre 1984. En general las distopías son un género perezosísimo, pero por alguna razón todos le damos un cheque en blanco a 1984 y no notamos los serios problemas de composición que tiene. El veredicto de Asimov, que ahora comparto, es que 1984 quizás funciona como roman à clef política, pero no como ciencia-ficción. Mejor que yo lo explica el Maestro de Maestros:
La gran contribución de Orwell a la tecnolog…

El ocaso de mis ídolos

En 2015, cuando Pixar lanzó Inside Out, surgieron inmediatamente comparaciones con una comedia de los años 80: Herman's Head. Aunque todos los personajes eran adultos (Herman es corrector en una editorial, con una enciclopedia ambulante por jefe y una femme fatale por compañera de trabajo), el concepto era muy parecido: los sucesos de cada capítulo son comentados por las fuerzas que habitan la mente de Herman. Estos son Genio (su intelecto), Ángel (su lado emotivo), Cobarde (su miedo) y Animal (sus bajas pasiones). La serie estuvo tan bien hecha que durante las semanas que rodearon el lanzamiento de Inside Out me dediqué a devorar capítulos en maratón. Un premio extra para el televidente es que también actúan Yeardley Smith (quizá la recuerden como la voz de Lisa Simpson) y Hank Azaria (quizá lo recuerden como la voz de medio Springfield).

Viendo que la serie tenía un reparto de tanto pedigrí, me dediqué a averiguar las vidas del resto de los actores. ¿Recuerdan la femme fatale qu…