Ir al contenido principal

Entradas

Descripción

De qué se trata este blog

La materialización de un país más maduro sigue siendo la esperanza que anima a este blog.

Originalmente lo creé durante la negociación del gobierno de Juan Manuel Santos con las FARC, que desembocó en el sorpresivo rechazo de los votantes.

Aún podría uno sentirse inclinado a creer que Colombia no tiene más horizonte que intentar medianamente sobrevivir. Así ha sido por demasiado tiempo: la vida se nos convirtió en una fusión enfermiza de resignación con oportunismo. La permanente amenaza del colapso como nación nos condicionó a aceptar que las cosas queden hechas a medias y que las relaciones sociales se decidan por quién logra aprovecharse de quién.

Algún día, que hoy no podemos imaginar, cuando la guerra deje de ser el tema que nos define, empezaremos a enfrentarnos a problemas de verdad, en los que deberíamos haber estado trabajando desde el principio pero nunca pudimos: cómo salir del subdesarrollo, cómo crear una presencia en el mundo, cómo aprovechar responsablemente nu…
Entradas recientes

La cuestión de pelear por la libertad

No me creo ese cuento del orgullo patriótico, y menos siendo Colombia un país tan tremendamente imperfecto, pero presenciar la tragedia venezolana me hace sentir, como mínimo, afortunado. El capricho de la historia pudo haberme puesto en condiciones mucho peores. Dentro de pocas horas será 20 de julio y, por primera vez en serio, celebraré.

Yo no sirvo para pelear. Soy demasiado cobarde y estoy demasiado cómodo. Tanto los venezolanos que decidieron empezar de cero en otra parte como los que decidieron quedarse a resistir la tiranía dan ejemplo de una valentía que yo sé que no tendría en sus zapatos. Los venezolanos ganarán esta batalla con su propio pellejo, sin próceres ni caudillos. La Venezuela que se está forjando saldrá del fuego más madura y más despierta.

Nuestro caso es ridículo. Los colombianos terminamos siendo definidos más por matarnos entre nosotros que por haber expulsado a los españoles. Hoy nos llevamos divinamente con España, pero todavía no nos aguantamos entre nosot…

La sorpresa de los alimentadores

Para quienes no viven en Bogotá: el sistema Transmilenio es asistido por una flota de buses verdes que hacen recorridos pequeños en los extremos de la ciudad y distribuyen pasajeros desde y hacia las estaciones donde comienzan las rutas largas. Mientras que el ingreso a los buses rojos se paga con una tarjeta prepagada, el ingreso a estos buses verdes siempre ha sido gratuito.

Pero ya no. El gobierno distrital está anunciando cambios en las reglas de las rutas alimentadoras y ya no van a ser gratuitas. La gente de Peñalosa podría haberse inventado un montón de razones para explicar el cambio, pero la razón que escogieron dar es ridícula y no se puede aceptar.

Están diciendo que la gente tomó los buses alimentadores como transporte gratuito dentro de su propio barrio, pero esas rutas nunca fueron concebidas para ese uso.

Esa excusa no es creíble. Transmilenio existe desde el año 2000 y desde el primer momento en que los noticieros explicaron las rutas alimentadoras era obvio que un uso…

Como si nada

Haber perdido el plebiscito sobre el acuerdo de paz el año pasado no impidió que se cumpliera el acuerdo y la guerrilla terminara de renunciar a sus armas, pero sí nos desinfló muchísimo las ganas de celebrar. La clase de espectáculo que Santos organizó en Cartagena, por ejemplo, no se ha vuelto a ver.

Creo que tiene que ver con el carácter predominantemente rural de esta guerra. A los citadinos no nos dañó la vida tanto como a los campesinos, y posiblemente por eso no parece que este fin de capítulo nos importe. Por fin se acabó esta guerra, y nosotros seguimos como si nada.

Por fin Colombia se libró del fantasma de la revolución cubana, y nosotros como si nada.

Por fin la Guerra Fría, y con ella el siglo XX, terminaron, y nosotros como si nada.

Por fin se abrirán juicios sobre los crímenes del ejército, y nosotros como si nada.

Por fin será factible en serio una reforma agraria, y nosotros como si nada.

Por fin se nos abrirán las rutas del turismo interno sin miedo, y nosotros como …

Conciencia patológica

Del supuesto de que las condiciones materiales determinan el contenido de la mente el marxismo concluye que alguien que viva en una sociedad comunista no tiene por qué tener ideas anticomunistas; ergo, quien se oponga a la dictadura de la clase proletaria tiene necesariamente una falsa conciencia, que es una forma elegante de decir que no está correctamente adoctrinado.

Tanto el comunismo soviético como el cubano han llevado esta idea a su terrible aplicación práctica: patologizar al camarada que tenga ideas contrarias al régimen. Con esa excusa se silencia a los críticos sin tomarse la molestia de abordar sus argumentos. Si se parte de que el comunismo es la última verdad revelada, quien señale los errores del comunismo está obviamente mal de la cabeza.

En estos días Venezuela dio otro paso en su lento y penoso descenso al abismo: el diputado chavista Pedro Carreño ha solicitado la conformación de una junta médica para juzgar el estado mental de la fiscal general Luisa Ortega, quien …

La lección de dignidad del ministro de salud

Al ministro de salud Alejandro Gaviria le acaban de diagnosticar linfoma no hodgkiniano, un tipo de cáncer de los glóbulos blancos. Caracol Radio publicó una interesante carta del ministro, dirigida al público, donde no solo cita el caso similar de Christopher Hitchens, otro ateo famoso que tuvo que lidiar con el cáncer, sino además da una lección de dignidad. Pocas veces en este país tiene uno oportunidad de presenciar la lúcida y solemne madurez con que un ateo aborda su finitud y su mortalidad.

Hace pocos meses el escupible Alejandro Ordóñez cuestionó si era recomendable confiarle la salud a un médico ateo. La respuesta obvia es que sí, y mucho más que a un médico cristiano. Yo siento mucha más seguridad sobre mi salud si sé que está en manos de alguien que entiende tan visceralmente como yo que esta vida es la única y que no hay milagros. Por la misma razón, a quien mejor se le puede confiar la salud de un país entero es a un ministro ateo.

Gaviria está ahora en manos de la cienc…

Tragicomedia en imágenes

Tanto Obama como Trump son muy conscientes del poder que tiene su imagen y son expertos en utilizarla. En sus discursos presidenciales, Obama procuró representar el papel del tipo que sabe de lo que está hablando; Trump representa el papel del tipo que logra que las cosas se hagan.

Pero ni siquiera personajes públicos tan acostumbrados al manejo de masas están en control de su imagen todo el tiempo.



Esos momentos en que los poderosos bajan la guardia son oro para la prensa. Con frecuencia el desencadenante es otra personalidad igualmente fuerte.


A veces estos hombres fuertes sacan a relucir un lado poco visto en personalidades más contenidas.


Y tradicionalmente hemos podido ver el verdadero carácter de un hombre por el respeto con que trata a las mujeres.


Incluso cuando ambos hombres provocan desacuerdos, se advierten diferencias de matiz.


Está claro cuál de los dos inspira respeto.


Y está claro a quién no pueden soportar.

Tenemos que hablar de Patty

El Chavo y Quico se dieron puños durante toda la década de los 70, la misma época en que Tom y Jerry tuvieron que dejar de lanzarse bombas y el Correcaminos estaba haciendo televisión educativa. Si los vecinos de un barrio latinoamericano de verdad se trataran unos a otros como el elenco de El Chavo del Ocho, la policía tendría que pedir refuerzos todos los días. Por supuesto, El Chavo del Ocho nunca intentó ser realista, aunque tuvo éxito en fingir que lo era: todos nos vimos retratados en la vecindad, porque, al igual que Cantinflas, nos daba una mirada con microscopio a las tensiones de clase propias de la vida en el Tercer Mundo. Ninguna comedia en televisión latinoamericana tuvo un alcance similar (hasta que llegó Betty la Fea, una fábula feminista cuya moraleja fallida fue expresada mejor en Shrek).

El Chavo del Ocho fue fruto de un clima cultural que ya no existe. Ningún productor de la actualidad se arriesgaría a poner su firma en una comedia que toma la pobreza extrema, la or…

¿Cómo no se confunden?

Hoy aprendí que:
En eslovaco, Eslovaquia se llama Slovensko y Eslovenia se llama Slovinsko.En esloveno, Eslovenia se llama Slovenija y Eslovaquia se llama Slovaška.En eslovaco, el eslovaco se llama Slovenčina y el esloveno se llama Slovinčina.En esloveno, el esloveno se llama Slovenščina y el eslovaco se llama Slovaščina. Y todo eso sin meterme con los idiomas extintos eslavón y eslovincio.
Letonia se llama Latvija, tanto en letón como en lituano.Lituania se llama Lietuva, tanto en lituano como en letón.En letón, el letón se llama Latviešu y el lituano se llama Lietuviešu.En lituano, el lituano se llama Lietuvių y el letón se llama Latvių. Y no me metí con el latgalio, que es pariente de esos dos.

¿Vamos bien hasta aquí? Pues miren:
En casubio, Letonia se llama Łotewskô y Lituania se llama Lëtewskô.En estonio, Letonia se llama Läti y Lituania se llama Leedu.En esperanto, Letonia se llama Latvio y Lituania se llama Litovio.En frisón oriental, Letonia se llama Lätlound y Lituania se llama

Fuentes de noticias en español

A petición de mis fans (los dos que tengo), esta es una lista de las fuentes de noticias en español que uno puede leer sin demasiado riesgo de terminar creyendo en el chupacabras.

En Colombia

Caracol Radio, El Espectador, La Silla Vacía, Noticias Uno, RCN Radio (no confundir con RCN Televisión, que se convirtió en imitador criollo de Fox News), W Radio, Razón Pública, Confidencial Colombia, Kienyke y Con la Oreja Roja.

Me parece el absoluto colmo que Semana no tenga canal RSS, pero hay que mencionarla porque es la última revista política que nos queda. El Tiempo tiene el problema contrario: tiene muchísimos canales RSS para todas sus secciones, pero no tiene uno para la edición completa. Imperdonable.

Una página injustamente desconocida y que debería tener RSS es Verdad Abierta.

En el Caribe

Para leer sobre Cuba sin la propaganda oficial están: 14 y Medio, Cubanet, Diario de Cuba, Havana Times, Martí Noticias y Hablemos Press.

En Puerto Rico existen El Nuevo Día y Primera Hora.

La Repúb…