Ir al contenido principal

El nuevo acuerdo de paz

Leí la página que están citando todos los periódicos para que comparemos la versión original con la nueva del acuerdo de paz. Como ya había leído el primer texto, me fue fácil concentrarme en lo que cambió.

Lo celebrable:

• El enfoque de género se queda, y los derechos de las minorías sexuales siguen protegidos, solo que en un lenguaje menos controversial.
• Se describen de manera más completa los requisitos de los beneficios para excombatientes y excultivadores de droga.
• Se aclara el alcance preciso de las competencias de la jurisdicción de paz.
• Se detalla cómo se crearán exactamente las nuevas emisoras comunitarias.
• Los protocolos de ejecución y los anexos, que son la verdadera sustancia del asunto (por ejemplo, el cronograma de dejación de armas), quedaron prácticamente inalterados.

Lo peligroso:

• Los agentes del estado sujetos a la jurisdicción de paz solo serán los militares y policías y no otros agentes del estado.
• El Ministerio de Defensa será el que decida qué personal armado será juzgable.
• Los juicios a militares partirán de la presunción de que sus acciones fueron legales, incluirán doble instancia y estarán expuestos a acción de tutela por parte del enjuiciado.
• Se invita a las iglesias a participar en la supervisión de la ejecución del acuerdo.

En resumen, es un acuerdo más robusto y más detallado. La vasta mayoría del texto original persiste, y las concesiones al bando opositor son practicables. Hay un poco menos de dientes contra el ejército y un poco más de dientes contra la guerrilla. Y se inserta por todas partes a las religiones como categorías para proteger de la discriminación. Creo que hemos de tomar las victorias que son alcanzables y anotar las demás en nuestra agenda. No hemos perdido.

Comentarios

  1. Seguimos intentando llegar a lo justo y lo funcional. Hay que tener éxito. Todo por la paz, incluso los compromisos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario